Casa-estudio para arquitecto

ARQUITECTO: Xavier Llagostera
LUGAR: c/ Déu i Mata, Barcelona
TIPO: Vivienda
CLIENTE: Alex Pinós

El proyecto consistía en unir dos oficinas y transformarlas en una sola vivienda. Dichas oficinas estaban situadas en el piso entresuelo de un edificio de 10 plantas. Para ello se tuvo que solicitar licencia de obras mayores para el cambio de uso. Primero se tuvo que averiguar si era factible. Nos enteramos, mirando documentación del edificio del archivo del Ayuntamiento, que el proyecto original incluía viviendas en la planta entresuelo. Es decir el edificio se componía de planta baja y 9 plantas de vivienda. Fue durante la obra que el promotor quiso cambiar las viviendas de la planta entresuelo por oficinas. En aquel entonces, años 70’, las oficinas estaban muy buscadas. Al final nos dieron la licencia de cambio de uso para una vivienda.

Originalmente el programa del proyecto incluía una sala de estar con comedor, una cocina con lavadero, una habitación suite de matrimonio con baño, dos habitaciones individuales y un baño de cortesía. Las dos oficinas, que se convertirían en una vivienda, tenían mucha fachada a calle (en total tenía 11 metros de fachada), el resto eran medianerías con otras oficinas u otras fincas.

El proyecto tenía varios puntos de partida: la sala de estar comedor tendría una forma rectangular casi ocupando la totalidad de la profundidad del local, la cocina tendría unas dimensiones generosas y daría a fachada a calle, las dos habitaciones individuales también darían a fachada. La habitación suite podría estar en el interior, ventilándose por el patio de luces del edificio.

Los principios básicos se irían cumpliendo. El acceso a la vivienda se produciría a través de un recibidor. Desde el recibidor se accedería directamente al espacio central de la vivienda: la sala de estar comedor. Desde este espacio de la sala de estar, y por el lado izquierdo, se accedería a la cocina. Desde la sala de estar, pero por el lado derecho se accedería al distribuidor de las tres habitaciones y el baño de cortesía. La sala de estar tendría unas dimensiones de 3,9 metros x 6,3 metros. La dimensión mayor estaría perpendicular a fachada. Este rectángulo, a la vez, se dividiría en dos cuadrados: uno, el más próximo a la fachada, sería para los dos sofás y el otro, más lejano a la fachada, seria para el comedor. Se creaba un paso entre las dos estancias. Este paso comunicaba con la cocina, por un lado, y con el distribuidor de las habitaciones, por otro lado. La pared que separaba la sala de estar con la cocina no llegaba hasta el techo. Tenia una altura de 2,10 metros. Dicha pared tampoco llegaba a la fachada ya que la modulación de carpintería de la fachada no coincidía con la pared. En la pared que separa la primera habitación individual y la sala de estar se construyó un banco de madera para colocar la TV y el equipo de música. A los dos pilares que enmarcan esta pared se les dio una forma inclinada.

Durante las obras, la propiedad decidió unir las dos habitaciones individuales en una de mayor. Decía que allí, en lugar de instalar una habitación, instalaría su despacho. Trabajar en casa también tiene sus ventajas. De manera que también se decidió que en la pared que separa el distribuidor de habitaciones y su futuro despacho hubiese una ventana alta, con vidrios fijos. Dicha ventana daría luz al distribuidor.

El color de las paredes de la cocina, distribuidor, sala de estar–comedor y distribuidor, era un verde gris oscuro. El resto: despacho, habitación suite y baños seria de color blanco. Las dos paredes del comedor se revistieron de madera de haya. Como la mesa del comedor.


Casa-estudio para arquitecto Casa-estudio para arquitecto Casa-estudio para arquitecto Casa-estudio para arquitecto Casa-estudio para arquitecto
loading..